jueves, 7 de mayo de 2009

Los efectos desastrosos del cambio climático

¡Que viene! ¡Que viene! Rápido, escóndete. Cierra los ojos y quizás así, no pueda verte. Quizás no pueda siquiera tocarte. ¿Porque sabes lo que pasaría, verdad? Las manos. Esa puta manía con las manos. Que te rozan la piel y te atraviesan el alma. Y qué frío, joder, qué frío. Que apenas tienes veinte años y te han dado vuelta a la vida. Así, con la razón en los pies y el sinsentido rellenando el hueco que ha quedado en tu cabeza. Si casi no te has dado cuenta. Si casi es ahora cuando te estás dando cuenta. Y en realidad te gusta. Te encanta. Ahora que te incendian la nieve. Que te tocan por fuera y ardes por dentro. Qué calor, las manos, qué calor. Acarician como una tormenta de verano y... Ya está; tocado. Hundido.


"Oh baby, baby it's a wild world... it's hard to get by just upon a smile." Cat Stevens

5 comentarios:

belga_seg dijo...

ohh baby baby how could i shouldn't have let you goooo, now you're out of sighhht :P... no se puede ser tan fácil ante las manos ;),... muaaaaaaaak"

Saltinbanqui dijo...

Me encantaba el hubidir la flota.

:)

Pillina Melancholy dijo...

Qué lindo blog!.
Saludos.

Anónimo dijo...

''Cuántas cosas han pasado en un añito...'' ayayay... la monovida:)

Meike dijo...

Así, es un placer, hundirse.